domingo, 2 de agosto de 2015

NÚMERO 670



<< Creemos adivinar los sentimientos del otro, no podemos por supuesto, nunca podremos. No tiene importancia. En realidad es la ternura lo que me interesa. Ese es el don que me conmueve, que me sostiene, esta mañana igual que todas las mañanas>>. (Raymond Carver, 1938- 1988)