jueves, 3 de marzo de 2016

NÚMERO 848




<<Llorar, sí, pero llorar de pie, trabajando; vale más sembrar una cosecha que llorar por lo que se perdió>>. (Alejandro Casona, 1903-1996)