domingo, 20 de marzo de 2016

NÚMERO 870





<< Las olas del corazón no estallarían en tan bellas espumas ni se convertirían en espíritu si no  chocaran con el destino, esa vieja roca muda>>. (Friedrich Holderlin, Alemania, 1770- 1843)